+39 089 875844 +39 333 2835217 info@edenroc.it

Vesúvio, Pompéia e Herculano

Donde la historia se tiñe de magia

Las excavaciones de Pompeya y las excavaciones de Ercolano, a apenas una hora del Eden Roc, son dos de los sitios arqueológicos más importantes del mundo. La zona entera que los rodea se denomina Parque Nacional del Vesuvio. Pequeño, pero con numerosos lugares de interés, el Parque es ideal para los amantes del trekking y los paseos, y ofrece senderos diversos e interesantes rodeados de una frondosa vegetación que encuenttra en el clima suave y el suelo fértil un ambiente ideal que lo es también para el cultivo de flores, uno de los mayores recursos de la zona.

Gracias a la fertilidad del terreno de lava, la agricultura vesuviana regala sabores y aromas únicos. Durante su itineriario, podrá saborear productos típicos como el vino Lacrima Christi, los famosos tomatitos y los piñones, fáciles de encontrar en los pinares que rodean el Vesuvio.

Fue precisamente una erupción del Vesuvio lo que, en el año 79 d.C., sorprendió y destruyó a ciudades enteras hasta enterrar tanto Ercolano como Pompeya.

La ciudad de Pompeya, hoy, ve gran parte de su territorio ocupado por las ruinas de aquellos años. Pasear hoy por las excavaciones equivale casi a revivir aquellos tiempos en un viaje hacia atrás en el tiempo, gracias entre otras cosas al hecho de que parte de las casas, de los utensilios y de las tiendas hayan quedado intactas con lo que pueden transmitirnos de forma clara cómo se estructuraba la vida en la ciudad en la que vivían los romanos.

El retorno a la vida de la antigua Pompeya, el hecho de que ésa se parara en el instante de la erupción del Vesuvio y de que hoy se nos muestre así hacen aún más sugestiva la visita a estos lugares. Las inscripciones en las paredes, los frescos y los graffitis nos dan la impresión de que la ciudad estuviera viva.

No hay que perderse el más antiguo Anfiteatro Romano, el Teatro Piccolo y la Grande Palestra.

Ercolano, por su parte, fue sumergida en su mayoría en lava y fango. Esto hizo que las cosas se conservaran mejor, y de manera totalmente distinta. El edificio más bello es la Casa con atrio de mosaico, con el suelo blanco y negro, salón, jardín y salas con diversos cuadros.

Precisamente gracias a su mejor conservación, Ercolano presenta un número elevado de casas y edificios que han resistido el paso del tiempo. La Casa de Argo, la Casa de Neptuno y Anfítrite, y la Casa del Esqueleto son sólo algunos de los testimonios de la antigua ciudad, junto con las termas y el gimnasio.
Pasar una jornada reviviendo una época olvidada ofrece emociones intensas, una experiencia que enriquecerá su bagaje cultural además de sus recuerdos.

Modify/Delete Reservation